CATEGORÍAS

Internet en ciencias de la salud

Nuevo producto

COP $ 288,000

Autores: Gallo Vallejo Manuel

Este es un libro dedicado a Internet. Es también un libro para hoy. Podría parecer menoscabante fijar un tiempo tan limitado, como «hoy». Sin embargo, lejos de eso, la mayor parte de los buenos libros de medicina, o quizás mejor

Más detalles

Disponible

Prefacio

Este es un libro dedicado a Internet. Es también un libro para hoy. Podría parecer menoscabante fijar un tiempo tan limitado, como «hoy». Sin embargo, lejos de eso, la mayor parte de los buenos libros de medicina, o quizás mejor «para» medicina,son libros para el momento. Es que el hoy, el presente nos condiciona a quienes ejercemos medicina. Vivimos y actuamos hoy, y así debe ser, porque es hoy que se nos piden respuestas. Para quien sufre, en especial si se vislumbra riesgo de muerte o de pérdida de facultades, el   instante es vital, puede significar la inflexión entre el camino que conducirá a la curación, o el que despeñara el resultado temido.

Los humanos somos los únicos animales con conciencia del transcurso del tiempo. Pasado, presente y futuro son un continuum ineluctable. Hemos vivido nuestro pasado y el mismo nos condiciona. Fue en el ayer que optamos por una u otra posibilidad frente a dilemas que la vida nos planteó y esa decisión con otras de similar tonalidad determina que hoy estemos donde estamos, que seamos lo que somos. Es hoy cuando nuestros pensamientos se anclan en el ayer, para decidir lo que haremos y quizás lo que seremos.

Es hoy que construimos nuestro futuro, pero también el futuro de otros. En Medicina, con particular y punzante razón. Tanto el ayer (fuente de la sabiduría y la experiencia) como el mañana (cáliz de los proyectos y las esperanzas), adquieren vigencia siempre a través de la óptica de hoy. Pero es preciso tener claro que aunque todos quienes poblamos el planeta, vivimos el mismo «ahora» cronológico, ello sólo es verdad como dimensión temporal.

El ahora psicológico es diferente. Cuando hablo con médicos jóvenes, comprendo que «mi» presente no es el mismo que el de ellos. Es que hemos nacido en mundos distintos. Mis vivencias de hace algunos años, tan próximos para mi que podría considerarlos parte de mi presente, no tienen igual significado para ellos.

Cuando yo inicié mis estudios de Medicina, no existía Internet. Esta excepcional herramienta fue para mí deslumbrante, mostrándome avenidas insospechadas. Pero para los jóvenes, Internet es tan natural como la salida del sol. Yo podría prescindir de Internet, viví mucho tiempo sin conocerlo. Aunque seguramente tal decisión empobrecería mi perspectiva, la misma es factible. En rigor, tengo amigos que se han negado a incorporarlo en sus vidas. Pero para una persona joven, esa es una posibilidad impensable, porque vivieron con Internet, en Internet. Casi podría decirse que Internet es consustancial a su ser. Es esta última afirmación la que me permite volver al inicio y explicar mejor por qué creo que este es un libro para hoy. Internet es una herramienta.


Los médicos, sea cual sea la disciplina que practiquemos, recurrimos cotidianamente a instrumentos desde las más sencillas pinzas, hasta los más sofisticados robots, desde los humildes martillitos de percusión hasta los complejos aceleradores de partículas.

Pero ningún instrumento por dúctil y preciso que sea es capaz de generar un «deus ex machina». Un instrumento cumple su cometido a cabalidad cuando es operado por quien sea capaz de manejarlosolventemente. Un chiste muy repetido en cierta época, decía: «cuando todo lo que intente haya fracasado, lea el manual». Como todo chiste, bajo el manto de lo gracioso se dibuja una verdad. Internet es un recurso fascinante, que acerca respuestas, cuando la pregunta es inteligentemente formulada, que expone verdades, cuando la búsqueda es prudentemente orientada, que ahorra tiempo, cuando se recorren los caminos correctos. Su aplicación en Medicina es múltiple. Pero es necesario «consultar el manual».

Dicho de otro modo, se debe conocer en profundidad el recurso que se utiliza. Es que en la interrelación humano-instrumento, especialmente en relación a los más complejos, se podría afirmar que la persona «hace» al instrumento, tanto como este «hace» a la persona. Hasta el presente, buena parte de los médicos hemos recurrido a Internet con criterio de «ensayo y error». Hemos desperdiciado tiempo valioso, hemos pasado
con frecuencia al lado de verdades sin ser capaces de verlas, hemos formulado demasiadas preguntas ingenuas o torpes… y hemos conseguido respuestas absurdas. Algunos han caído en la descalificación,
sin comprender que la razón para el fracaso no es Internet, sino quien la utiliza mal. Y aún los jóvenes, para los cuales Internet ha sido siempre parte de la cotidianeidad, no necesariamente traducen adecuadamente el uso del instrumento a la Medicina.

Es necesario, entonces, volver a este «hoy» que Internet nos acerca, pero condicionado a que comprendamos que es un excelente si y sólo si lo utilizamos inteligentemente. En medicina el hoy está teñido de mañana.


Quienes hemos tenido el privilegio de recibir enseñanza de grandes maestros, sabemos que ellos compartían la visión socrática: ser superados por sus alumnos. Esa es la mejor muestra de generosidad docente, de altruismo esencial. Pero es, además, la verdadera apuesta al mejor mañana, en el cual la profesión que abrazamos por impulso vocacional, encuentre mejores respuestas para quienes buscan nuestro socorro.

El mañana es consustancial a la naturaleza humana, somos seres de porvenir, actuamos en función de anticipaciones, de frutos aún no cosechados. Pero el mañana es aleatorio, es posibilidad, es contingencia. Será el hoy, y lo que en este instante hagamos, lo que abrirá la compuerta para que devenga hecho, certeza, o bien torcerá el camino para arribar a hipótesis nula.

Es cierto que los médicos tenemos obligaciones de medios y no de resultados. Pero esa es la visión jurídica. En el juramento íntimo que proclamamos los médicos ante el más elevado tribunal de nuestra propia conciencia, la devolución de la salud a quien la ha perdido es el norte. En nuestra profesión, y por encima de ello, en nuestra vocación, el camino no es recompensa. Algo nos frustra cuando sólo podemos paliar, algo nos acongoja cuando sólo podemos consolar. Y la eterna búsqueda de respuestas a problemas que aún no tienen la deseada solución, es la mejor prueba de que nos desasosiega el no poder ofrecer abrevar en nueva salud a quienes están sedientos de ella.

Internet se ha vuelto un aliado imprescindible para facilitar esa perenne búsqueda. Es necesario utilizarlo
bien. Como señala Rifkin (RIFKIN J. La civilización empática. Barcelona. Paidós, 2010, p. 24): «el supuesto tradicional de que “el conocimiento es poder” y se usa para el beneficio personal se está enfrentando
(…) a la noción de que el conocimiento es una expresión de la responsabilidad común por el bienestar colectivo de la humanidad y del planeta como un todo». Internet aporta la cuota de conocimiento que complementa los saberes que los médicos, actuales y futuros, acumulamos a lo largo de la vida. Era necesario que un libro claro, ilustrativo, pero a la vez profundo, ofreciera la llave para poner al alcance de quienes hemos abrazado esta profesión, las nociones de todas las posibilidades que Internet ofrece.

XVIII Conceptos Básicos

Manuel Gallo y Ernesto Fabre se han rodeado de un destacado grupo de colaboradores, que con profundidad erudita, con capacidad didáctica, y con esa generosidad que, según antes indiqué, hace a los maestros por vocación, analizan en este libro todos los caminos que Internet abre. Es una obra bienvenida por necesaria. Es una obra para hoy… pero mirando al mañana. Es, por tanto, una obra dadivosa. Es un privilegio prologarla. Y ahora, lector, deja  de lado estas pasajeras reflexiones, e ingresa en el mundo fascinante que este libro te entrega.

ISBN9789588760971
AutorGallo Vallejo Manuel
Año2013
Edición1
Páginas220
EditorialAmolca
Alto (cm)28
Ancho (cm)22
Peso (gramos)1500

Indice

1. ¿Qué es Internet?
2. World Wide Web y Navegadores
3. ¿Que es un buscador?
4. Google
5. Correo Electrónico o e-mail
6. Programas indispensables
7. Seguridad Informática en Internet
8. Almacenamiento en la Nube
9. ¿Qué es un Blog?
10. Bibliografia Electrónica para Médicos
11. Base de Datos Cochrane
12. Guía de Práctica Clínica
13. E-learning en Medicina Materno-Fetal
14. Diccionario de Internet.

Productos relacionados

Categorías

Producto agregado satisfactoriamente para comparar!