CATEGORÍAS

Autores

Recomendado

Diabetes: cambios para disminuir el riesgo

Diabetes: cambios para disminuir el riesgo

Esta enfermedad afecta a unos 422 millones de personas en el mundo y en 2030 será la séptima causa de mortalidad.

En torno a unos 422 millones de personas en el mundo sufren diabetes, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las previsiones sobre esta enfermedad son alarmantes. La cifra actual de afectados ya es cuatro veces mayor que en 1980 y podría duplicarse en los próximos 20 años. Además, se convertirá en la séptima causa de defunción en el mundo para el año 2030. Por esto y porque es posible prevenir la de tipo 2 —a diferencia  de la de tipo 1, cuya causa se desconoce, está relacionada con los hábitos de vida y representa el 90% de los casos—, la organización dedicó el Día Mundial de la Salud de 2016 a la concienciación sobre la diabetes.

En líneas generales, la OMS asegura que "gran parte de los casos de diabetes y sus complicaciones podrían prevenirse manteniendo una dieta saludable, una actividad física regular, un peso corporal normal y evitando el consumo de tabaco". 

Esto no es importante únicamente para quienes quieren evitar la enfermedad, sino para aquellas personas que han sido diagnosticadas con prediabetes, explica Javier Carrasco, médico internista del Hospital Juan Ramón Jiménez (Huelva): "Más de la mitad de las personas que tienen prediabetes y siguen las recomendaciones no llegan a desarrollar la enfermedad o la retrasan muchísimo, hasta algo menos de una década". En concreto, el 58% evita la patología crónica, según un estudio desarrollado en el marco del Programa de Prevención de la Diabetes de EE UU.

Resultado de imagen para diabetes

Consejos y hábitos saludables

Para empezar con esta filosofía de prevención (o atajar una prediabetes) hay que empezar por mejorar la alimentación. "La dieta mediterránea ayuda mucho a prevenir, porque favorece que la secreción de insulina se produzca de manera mantenida", afirma José Ángel Díaz, endocrinólogo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

"Hay que sustituir los hidratos de carbono simples por los complejos", continúa Díaz. Es decir, cambiar la bollería por legumbres. También las grasas saturadas de los productos industriales por los ácidos grasos poliinsaturados como el aceite de oliva y los frutos secos, y deshacerse del azúcar malo en la dieta (no te preocupes, hay formas de conseguirlo sin apenas notarlo). 

Pero comer bien no es suficiente. Hay que hacer ejercicio, unos 150 minutos a la semana, en tres sesiones de casi una hora—el mínimo recomendado por la OMS—, e integrar la actividad física en la vida cotidiana: "Caminar, subir las escaleras, bajarse del autobús una parada antes, etcétera", enumera Díaz, quien afirma que "está demostrado que eso previene la diabetes".

En el día Mundial de la Diabetes, que se conmemora este 14 de noviembre, en Distribuna recopilamos las dudas más frecuentes de las personas que padecen esta enfermedad. 

1 - ¿Cuándo el nivel de azúcar en sangre es peligroso?

"En ayunas, el nivel normal de azúcar en sangre es de 70 a 110 miligramos por decilitros (mg/dl). Después de las comidas, estos valores suben, pero la insulina se encarga de que vuelvan al rango normal rápidamente (habitualmente 2 horas). Los valores mayores a 180 mg/dl sostenidos por más de 2 horas son tóxicos para las células, y si se repiten muchas veces pueden originar daño permanente en ellos, especialmente en riñones, ojos, corazón y nervios de las piernas".

"A la larga, todo el organismo resulta afectado si los valores son altos. Por eso, las personas con diabetes deben tener las glucemias en un rango entre 70 y 180 mg/dl la mayor parte del día". - Dra. Fabiana Vazquez, vocal de la Sociedad Argentina de Diabetes.

"El paciente con diabetes tipo 2 puede comenzar a deshidratarse cuando el nivel de azúcar excede 200 mg/dL pero personas sin ningún otro problema pueden mantener niveles altos de azúcar sin mayor peligro. Cuando el nivel es muy alto, por ejemplo encima de 300 mg/dL, el riesgo es mayor y requiere atención". - Victor Montori, doctor endocrinólogo especialista en diabetes de la Clínica Mayo de Estados Unidos.

2 - ¿Cuáles son las diferencias de la diabetes tipo 1 y 2?

"En la clasificación de diabetes hay 4 tipos, pero en la práctica se expresa como tipo 1 o 2. La tipo 1 se presenta generalmente en jóvenes menores de 30 años, delgados y que no tienen un antecedente hereditario de diabetes".

"Generalmente lo hace con síntomas agudos. La diabetes tipo 2 suele presentarse en adultos con más de 40 años, muy relacionada al sobrepeso o a la obesidad, con un perímetro de la cintura abdominal medido en casa por encima de 80 cm en mujeres y 90 cm en hombres. También está asociada con otros factores de riesgo, como los triglicéridos altos e hipertensión arterial e hígado graso". - José Agustín Mesa Pérez, médico endocrinólogo y presidente de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

3 - ¿La diabetes tiene cura? ¿Se puede evitar?

"La diabetes no se cura, pero bien controlada, la persona puede hacer una vida normal. No hay forma de saber quién tendrá diabetes 1, ni forma de evitarla. En cambio la diabetes tipo 2 tiene factores desencadenantes muy claros, y mantener un peso adecuado, alimentación saludable y balanceada y hacer ejercicio físico regularmente puede evitar o retrasar la aparición en quienes tienen predisposición genética". - Dra. Fabiana Vazquez, vocal de la Sociedad Argentina de Diabetes.

"El trasplante de páncreas es una alternativa agresiva que resuelve en muchos casos la falta de insulina en la diabetes tipo 1". - Victor Montori, doctor endocrinólogo especialista en diabetes de la Clínica Mayo de Estados Unidos.

4 - ¿Qué comidas causan diabetes?

"Ninguna. No hay alimentos que puedan desarrollar por sí mismos la diabetes. La confusión viene porque el hombre prehistórico necesitaba ahorrar energía para poder vivir y lo lograba a través de mecanismos de ahorro de insulina".

"Pero con el paso del tiempo y la alta disponibilidad de alimentos comenzamos a tener problemas: el consumo de exceso de energía que comenzó a llegar con el desarrollo industrial. Y ya no eran alimentos naturales, sino alimentos en conservas para lo cual la digestión no está preparada. Comenzó a subir un exceso en el depósito de calorías en el tejido graso, en el hígado, y en otras estructuras. La conclusión fue el desarrollo de las enfermedades crónicas como la diabetes, la obesidad, el cáncer, etc". -José Agustín Mesa Pérez, médico endocrinólogo y presidente de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto agregado satisfactoriamente para comparar!