CATEGORÍAS

Autores

Recomendado

Cáncer del cuello uterino, la prevención como bandera de lucha

Cáncer del cuello uterino, la prevención como bandera de lucha

El cáncer cérvico-uterino se forma en los tejidos del cuello uterino y es producida casi siempre por una infección con el Virus del Papiloma Humano (VPH). Por lo general, crece lentamente y no presenta síntomas.

Este miércoles se recuerda a nivel mundial la lucha contra esta enfermedad, y el Ministerio de Salud sugiere los controles pertinentes para la rápida detección y combatir esta afectación. En ese sentido, es importante recordar cómo se desarrolla y cuáles son sus etapas.

El virus que desarrolla esta enfermedad se transmite por el contacto sexual y, en la mayoría de los casos, desaparece solo, sin causar ninguna manifestación o síntoma en el cuerpo. Cerca del 5% de los casos, el virus puede tornarse persistente y convertirse, con el paso del tiempo, en cáncer.

Sin embargo, en sus etapas más tempranas, es asintomático y es por ello que lo recomendable es realizarse el examen de Papanicolau. Este estudio rápido y sencillo se realiza a través de una pequeña toma de muestra de secreción del cuello del útero.

Pero, ¿en qué consiste específicamente? Es un procedimiento en el que se raspan células del cuello uterino y se observan bajo un microscopio.

¿Qué tener en cuenta para realizarse el PAP?

Las mujeres que desean someterse a este estudio deben evitar tener relaciones sexuales un día antes de acudir al médico, suspender los medicamentos intravaginales una semana antes del examen y no estar menstruando.

En caso de haber sido sometida a una ecografía transvaginal es preciso esperar dos días para el procedimiento. Si la paciente fue sometida a una intervención gineco-obstétrica debe esperar tres meses.

Tampoco es recomendable realizarse una ducha vaginal un día antes del examen. Es pertinente someterse a este control al menos una vez al año. En otro de los estudios realizados se determinó que el cáncer de cuello uterino es el tercero más común en América Latina. 

Cáncer de cuello de útero es el tercero más común en América Latina

Cada año 56.000 mujeres son diagnosticadas en esta zona geográfica y 28.000 mueren por esa enfermedad; un número que asciende a 72.000 y 34.000 respectivamente si se incluye a Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, según la misma agencia, que depende de la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen herramientas de prevención y tratamiento que podrían salvar vidas de forma efectiva.

Este tipo de cáncer, también llamado de cérvix o cervicouterino, es prevenible mediante la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH), que la OPS recomienda aplicar a las niñas de 9 a 14 años. En la región esta vacuna está disponible en 35 países, pero no alcanza a cubrir el objetivo marcado del 80 % de las niñas.

Otras de las formas de combatir esta enfermedad se efectúa mediante el tratamiento de las lesiones precancerosas y el tamizaje, que podría evitar nuevas manifestaciones del cáncer e incluso la muerte, defendió el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante la Asamblea Mundial de la Salud.

Pero la OPS indicó que existen brechas de acceso a estos servicios de tamizaje y tratamiento de las lesiones precancerosas, que no llegan al 70% de las mujeres de entre 30 y 49 años.

Además, en su informe la OPS estimó que al menos 32 millones de mujeres necesitarían someterse a la prueba de detección del cáncer cervicouterino en la región.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto agregado satisfactoriamente para comparar!