Autores

Recomendado

Jornada Mundial del Enfermo 2020

Jornada Mundial del Enfermo 2020

El 11 de febrero de cada año se celebra la Jornada Mundial del Enfermo, fecha instituida por el Papa Juan Pablo II el 13 de mayo de 1992, para “sensibilizar a las instituciones sanitarias y a la misma sociedad civil ante la necesidad de asegurar la mejor asistencia posible a los enfermos”.

Este año, en el que se conmemora la versión XXVIII, se ha escogido como lema “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré”, palabras del Evangelio que trasmiten el valor de la fraternidad en un mundo que se ha vuelto cada vez más indiferente ante el dolor. Durante este día se busca que toda persona se solidarice con los enfermos de su comunidad, llevándoles no solo medicinas, sino también sosiego y caridad cristiana.

La crisis de los servicios de salud es evidente, sobre todo en regiones como América Latina, en la que aún falta demasiado camino para cerrar la brecha en la atención en salud, sobre todo en la población más vulnerable. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el 30 por ciento de la población en América Latina y El Caribe no tienen acceso a la salud pública gratuita y solo cuatro países de la región (Cuba, Costa Rica, Panamá y Uruguay) cumplen con los estándares de inversión establecidos por el organismo.

Para la Dra. Carissa F. Etienne, directora de la OPS, “la desigualdad y los altos costos de los servicios médicos, son uno de los mayores problemas de América Latina con respecto a la salud, además de la poca inversión gubernamental que no supera el 6% del ingreso de las naciones, tal como lo establece la Organización Mundial de la Salud (OMS)”. “La salud es un derecho y, como tal, debemos superar las barreras para tener acceso a la atención”, afirma la Dra. Etienne.

Cobertura de salud en Colombia

Según cifras del Ministerio de Salud y Protección Social, en Colombia la cobertura en salud, con corte a noviembre de 2019, para la población reportada por el DANE de 50’329.086 colombianos, se describe así:

Sisbén 1

27’867.556

Sisbén 2

2’920.321

PPNA (Población pobre no afiliada)

312.696

Contributivo

22’931.507

Subsidiado

22’795.640

Excepción & especiales

2’200.049

Afiliados

47’927.196

Cobertura

95,28%

Fuente: Ministerio de Salud y Protección Social. Cifras de aseguramiento en salud. [Internet]. (acceso 10 de febrero de 2020). Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/proteccionsocial/Paginas/cifras-aseguramiento-salud.aspx

El llamado al personal y a las instituciones prestadoras de servicios de salud

El llamado del Papa Francisco a los agentes sanitarios es claro: “cada intervención de diagnóstico, preventiva, terapéutica, de investigación, cada tratamiento o rehabilitación se dirige a la persona enferma, donde el sustantivo persona siempre está antes del adjetivo enferma. Por lo tanto, que vuestra acción tenga constantemente presente la dignidad y la vida de la persona (…)”.

Además, hizo una reflexión acerca del acceso a la salud de las personas de escasos recursos en el escenario global, exhortando a los gobiernos para tomar las medidas necesarias y a las instituciones de salud para que no caigan en el “mercantilismo” en su labor: “pienso en los numerosos hermanos y hermanas que, en todo el mundo, no tienen la posibilidad de acceder a los tratamientos, porque viven en la pobreza. Me dirijo, por lo tanto, a las instituciones sanitarias y a los gobiernos de todo el mundo, a fin de que no desatiendan la justicia social, considerando solamente el aspecto económico. Deseo que, aunando los principios de solidaridad y subsidiariedad, se coopere para que todos tengan acceso a los cuidados adecuados para la salvaguarda y recuperación de la salud”.

Finalmente, abogó por la defensa de la vida como razón de ser inquebrantable del quehacer de los profesionales de la salud y a abrirse a la realidad trascedente de la vida: “en la experiencia del límite y de, posible fracaso de la ciencia médica frente a casos clínicos cada vez más problemáticos y a diagnósticos infaustos, estáis llamados a abriros a la dimensión trascendente, que puede daros el sentido pleno de vuestra profesión. Recordemos que la vida es sagrada y pertenece a Dios, por lo tanto, es inviolable y no se puede disponer de ella. La vida debe ser acogida, tutelada, respetada y servida desde que surge hasta que termina: lo requieren simultáneamente tanto la razón como la fe en Dios, autor de la vida. En ciertos casos la objeción de conciencia es para vosotros una elección necesaria para ser coherentes con este “sí” a la vida y a la persona. En cualquier caso, vuestra profesionalidad, animada por la caridad cristiana, será el mejor servicio al verdadero derecho humano, el derecho a la vida. Aunque a veces no podéis curar al enfermo, sí que podéis siempre cuidar de él con gestos y procedimientos que le den alivio y consuelo”.

1Comments

    • Avatar
      Ammanda
      Sep 09, 2020

      The bulk of the work is complete, but they continue to provide updates and support.UX consultant

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto agregado satisfactoriamente para comparar!